Publicidad

Volumen 9. Número 3

Psicología Conductual, 2001, Volumen 9, Número 3

Número monográfico sobre Trastornos de la personalidad

20 €
Mon01

Presentación

Vicente E. Caballo

Universidad de Granada (España)

 

SIN RESUMEN

 

 

Una introducción a los trastornos de personalidad en el siglo XXI

Vicente E. Caballo

Universidad de Granada (España)

 

Este artículo presenta una breve descripción de los diferentes trastornos de la personalidad siguiendo la clasificación del DSM-IV-TR (APA, 2000) e incluyendo algunos trastornos incluidos en el Apéndice B de dicho sistema de clasificación o que desaparecieron en éste pero se incluían en el DSM-III-R (APA, 1987). Después de plantear una definición de personalidad y señalar los aspectos básicos de lo que constituiría un trastorno de personalidad, se describen los trastornos de personalidad incluyendo las características clínicas, la prevalencia, las diferencias de género y algunas posibles hipótesis sobre la etiología. Finalmente, se presentan unas breves reflexiones como conclusión.

 

 

Trastornos de la personalidad: un enfoque desde la teoría del caos

Xavier Bornas y Gloria García de la Banda

Universidad de las Islas Baleares (España)

 

Este trabajo pretende ofrecer un nuevo marco conceptual y metodológico para el estudio de los trastornos de la personalidad desde la teoría del caos. Desde esta nueva perspectiva se puede concebir al ser humano como un sistema dinámico, en el sentido matemático, en constante evolución-reorganización, con fases de estabilidad e inestabilidad y en continua interacción con su ambiente, impredecible pero determinada por unas leyes que pueden ser expresadas en ecuaciones no lineales. De la misma manera, podría considerarse el trastorno como un periodo de aquella evolución, en la cual el comportamiento del sistema muestra unos patrones característicos. Este nuevo enfoque permite estudiar las dimensiones y procesos a lo largo del tiempo y, por tanto, alcanzar a entender/explicar el comportamiento en sus diferentes fases. La aplicación, al estudio de los trastornos, de conceptos clave de la teoría de los sistemas dinámicos como la sensibilidad a las condiciones iniciales, atractor-repulsor, bifurcación, etc. puede significar una revolución en su concepción, evaluación y tratamiento. Se examinan los puntos clave en relación a cada uno de estos tres aspectos.

 

 

El resentimiento en los trastornos de la personalidad

Ernesto Quiroga Romero

Universidad de Almería (España)

 

El resentimiento está de actualidad en la Psicología de la Salud con el concepto del Síndrome AHI, Agresión-Hostilidad-Ira, original de Spielberger, como factor de riesgo para diversos trastornos físicos, sobre todo los cardiovasculares. En la Psicología Clínica la situación es distinta, sobre todo en su corriente cognitivo-conductual donde apenas si se contempla a la agresividad debida al odio, o resentimiento, como característica clave de los trastornos psicopatológicos. La agresividad debida al odio, o resentimiento, consiste en indignación irresuelta y en su posterior dinámica defensiva. La persona resentida vive en un mundo de engaños para no sentirse indignada, o para expresar su odio con agresiones encubiertas para sí

misma y para los demás. Esta agresividad debida al odio puede llegar a conformar un estilo interpersonal que marque la vida de la persona según la forma de alguno de los trastornos de personalidad de Millon, el cual sí que ha tenido en cuenta al resentimiento como una característica clave en ellos.

 

 

Comorbilidad de las alteraciones de la conducta alimentaria con los trastornos de personalidad

Enrique Echeburúa e Izaskun Marañón

Universidad del País Vasco (España)

 

En este artículo se presenta una revisión sobre el estado actual de la comorbilidad entre las alteraciones de la conducta alimentaria y los trastornos de personalidad. Los trastornos de personalidad ensombrecen el pronóstico terapéutico de la anorexia y de la bulimia nerviosa. Los trastornos de personalidad del grupo C, especialmente el obsesivo, el evitador y el dependiente, son los más frecuentes en la anorexia. Por el contrario, en la bulimia, la multi-impulsividad y el trastorno límite son los cuadros clínicos más significativos. Por último, se comentan las implicaciones de estos estudios para el avance en la investigación.

 

 

Trastornos de personalidad y juego patológico: una revisión crítica

Javier Fernández Montalvo1 y Enrique Echeburúa2

1Universidad Pública de Navarra; 2Universidad del País Vasco (España)

 

En este texto se presenta una revisión de los estudios llevados a cabo hasta la fecha en relación con las principales dimensiones y trastornos de personalidad en los jugadores patológicos. Desde la perspectiva de las dimensiones de personalidad, los resultados encontrados en diferentes rasgos (neuroticismo, psicoticismo, extraversión, búsqueda de sensaciones, etc.) son claramente inconsistentes. La dimensión sobre la que existe un mayor consenso es la impulsividad, que se presenta más elevada en los jugadores patológicos que en la población normal. Por otra parte, desde la perspectiva de los trastornos de personalidad, son escasos los estudios llevados cabo. Sin embargo, la tasa de prevalencia de los trastornos de personalidad entre los jugadores es muy significativa, con una cierta tendencia a los trastornos de personalidad del grupo B (antisocial y límite, principalmente). Por último, se comentan las

implicaciones de este estudio para la investigación y para la práctica clínica.

 

 

Relación de los trastornos de la personalidad con el seguimiento de instrucciones terapéuticas y las recaídas en sujetos drogodependientes

Adolfo J. Cangas y Juan José Olivencia

Universidad de Almería (España)

 

El fenómeno de la comorbilidad es un aspecto cada vez más estudiado dentro del ámbito psicopatológico. En el campo de las toxicomanías, diferentes estudios señalan una alta prevalencia de distintos trastornos de personalidad en esta población. El objetivo de la presente investigación se centró en analizar la relación existente entre distintos trastornos de personalidad con las recaídas durante la terapia. Asimismo, se estudió el grado de cumplimiento/incumplimiento de diferentes prescripciones terapéuticas por parte de estos pacientes. Los resultados obtenidos señalan la presencia de mayores tasas de recaídas en sujetos con trastornos graves de personalidad, así como un mayor incumplimiento general de instrucciones terapéuticas. Se discuten las repercusiones, tanto diagnósticas como terapéuticas, de estos resultados.

 

 

Evaluación de los trastornos de la personalidad por medio de un nuevo instrumento de autoinforme: el CEPER

Vicente E. Caballo y Javier Valenzuela

Universidad de Granada (España)

 

Los trastornos de personalidad constituyen un grupo de problemas de gran actualidad y elevada complejidad. La información disponible acerca de ellos es relativamente escasa y su diagnóstico muchas veces difícil de realizar. Hoy día disponemos de distintos instrumentos para su evaluación, como entrevistas y cuestionarios de autoinforme. Se presenta aquí un nuevo cuestionario para la evaluación de estilos de personalidad basados en los trastornos de personalidad propuestos por el DSM-IV, tanto en la clasificación oficial como en el apéndice. Se presentan algunas propiedades psicométricas del Cuestionario Exploratorio de la Personalidad (CEPER), como el alfa de Cronbach, la fiabilidad de las dos mitades y la validez convergente tomando como criterio el Inventario Clínico Multiaxial de Millon (MCMI-II). Así mismo, se presentan también datos sobre diferencias entre hombres y mujeres en los distintos estilos de personalidad del presente cuestionario.

 

 

Tratamiento psicofarmacológico de los trastornos de personalidad

José Francisco Navarro y María Cavas

Universidad de Málaga (España)

 

Recientes investigaciones psicobiológicas indican que la farmacoterapia podría ser de utilidad para el tratamiento de los trastornos de personalidad. En este artículo, presentamos una revisión de los resultados de los estudios psicofarmacológicos publicados de acuerdo a la categorización del eje II del DSM-IV, que clasifica a los trastornos de personalidad en tres grupos: A (paranoide, esquizoide y esquizotípico), B (antisocial, límite, histriónico y narcisista) y C (dependiente, evitación y obsesivo-compulsivo). Aunque se han realizado pocos estudios controlados en el grupo A, la evidencia disponible sugiere que la administración de dosis bajas de antipsicóticos podría ser de utilidad en estos pacientes. La mayor parte de los trabajos se ha llevado a cabo en sujetos del grupo B, y especialmente en el trastorno límite de la personalidad, donde se han comunicado resultados parcialmente positivos utilizando neurolépticos, antidepresivos, benzodiazepinas (alprazolam) y fármacos antimaniacos. Finalmente, en el grupo C, algunos estudios aislados sugieren un efecto clínico favorable tras la administración de antidepresivos (especialmente ISRS y venlafaxina) y benzodiazepinas.

 

 

Tratamientos cognitivo-conductuales para los trastornos de la personalidad

Vicente E. Caballo

Universidad de Granada (España)

 

Los tratamientos disponibles para los trastornos de la personalidad son variados, pero, en general, no resultan muy eficaces. En el presente artículo se exponen algunas directrices para el tratamiento de los trastornos de la personalidad y se presentan algunos de los procedimientos cognitivo-conductuales utilizados para la modificación de estos problemas. Mientras que algunos trastornos son difíciles de modificar (p.ej., trastornos esquizoide, antisocial o narcisista de la personalidad), otros disponen de programas estructurados de tratamiento que nos hacen ser más optimistas sobre la eficacia de las intervenciones (p.ej., trastornos límite, por evitación o por dependencia). Concluimos señalando la necesidad de investigar más sobre procedimientos y técnicas de intervención más eficaces para la modificación de los trastornos de la personalidad.

 

 

Trastornos de la personalidad y respuesta al tratamiento psicológico en un caso de trastorno obsesivo-compulsivo grave

Pedro J. Moreno Gil, Xavier Méndez Carrillo y Mª Encarnación López Navarro

Universidad de Murcia (España)

 

Se presenta un caso de trastorno obsesivo-compulsivo grave complicado con abuso de alcohol y con trastornos narcisista y paranoide de la personalidad. La evaluación incluyó la escala Obsesivo-Compulsiva de Yale-Brown, el Inventario Multiaxial Clínico de Millon (segunda edición) y el Examen Internacional de los Trastornos de la Personalidad. El tratamiento psicológico se basó en los modelos de la terapia cognitivo-conductual y la terapia familiar estratégica. El tratamiento psicológico duró cuatro años y se administró adaptado al paciente. Debido a la falta de colaboración del paciente, la abstinencia etílica y los síntomas obsesivo-compulsivos se trataron inicialmente por medio de intervenciones paradójicas y otras técnicas

estratégicas. Tras lograr la colaboración del paciente, empleamos exposición con prevención de respuesta para manejar los síntomas obsesivo-compulsivos. Los síntomas del Eje I se redujeron de modo clínicamente significativo. Los síntomas narcisistas y paranoides se trataron a partir del modelo de la terapia cognitiva (Beck y Freeman, 1995) pero el cambio clínico fue pequeño. Se discuten las relaciones entre el trastorno narcisista de la personalidad, el trastorno paranoide de la personalidad, el trastorno obsesivo-compulsivo y su influencia en la respuesta al tratamiento psicológico.